Blog

La infertilidad causa de depresión, descubre cómo solucionarlo

Las personas que no logran formar una familia por problemas en su fertilidad sufren de depresión, esto es ocasionado principalmente porque sufren de mucha presión, es especial por parte de los familiares que conforman su entorno, además socialmente no poder concebir se traduce como un fracaso. Muchos de los matrimonios sin hijos terminan en divorcio.
Existen numerosas investigaciones por parte de los expertos de la salud mental que buscan implementar tratamientos o consejos para superar la depresión ocasionada por infertilidad. Existen muchas estrategias que se pueden poner en práctica para superar esta penosa situación. Lo ideal es consultar con médico de cabecera o con tu psicólogo.
·      Aprender a aceptar que existe un problema de fertilidad y que ese problema conlleva a una crisis. No poder concebir es un hecho difícil de digerir, manejar y enfrentar. Hay que saber reconocer que se tiene un problema para poder tratar con él. Por  más de dos décadas los psicólogos que atienden parejas infértiles han dejado en claro que es normal sentirse mal, triste, abrumado o estresado y sumado a todo eso tener una sensación de pérdida, hay que pasar por todo eso para superarlo y no hay que negar esas emociones, porque la única manera de superarlas es aceptándolas.

·      Identificar, saber qué significa lo que sentimos y compartirlo. Las personas que reprimen sus emociones para hacerse los fuertes frente a los demás, se frustran, porque los demás no llegan a comprender qué es por lo que está pasando, estas personas que esconden sus emociones se aíslan y  terminan en una depresión crónica. Un tratamiento para esas personas orgullosas que no exteriorizan sus emociones es escribir en un diario, para escribir todo lo que no son capaces de expresar a otro. Es mejor buscar ayuda en amigos y familiares cercanos, las personas tienen instintos reconfortables.

·      Nunca culparse. Culparse a sí mismo por problemas que escapan de las manos de cualquiera es un grave error. Nadie es responsable de la infertilidad, puesto que esta es una condición fisiológica que no se puede dominar de manera consciente. Los pensamientos de culpabilidad son negativos y empeoran las situaciones. Lo importa no es preocuparse es ocuparse, es decir, que es vez de culparse lo mejor es ver cómo solucionar la problemática. Se deben eliminar los pensamientos de “pude haber hecho”, sino se hicieron no hay forma de cambiarlo, lo  mejor es centrarse en “qué se puede hacer”.

·      Apoyarse con la pareja.  Las parejas deben de trabajar juntas, como si fueran uno, la ayuda y la reciprocidad debe de ser mutua, en especial en tiempos difíciles, buscar culpables dificulta aún más la situación y se convierte en un círculo vicioso del cual no se puede salir hasta que la relación termina rompiéndose. Hay que cuidar emocionalmente uno del otro y entender que cada quien siente de manera distinta. Así como la carga de las responsabilidades del hogar se puede compartir las cargas emocionales también.

·      Hay que conseguir información. Hay que leer todo lo que sea posible sobre los problemas que conllevan a la infertilidad, constantemente deben de hacerle llegar al médico las dudas que se presentan. Es posible conseguir información y apoyo en parejas que están o han pasado por el mismo escenario de infertilidad. Lo importante de mantenerse al tanto de la información es que la medicina avanza en el tiempo y cada año surgen nuevas soluciones a problemáticas tan comunes como las de la fertilidad. Los tratamientos están en constante cambio y cada vez se crea mayor variedad con más eficacia. En internet se consiguen muchas guías, sitios web de apoyo, de información, libros acerca de todo lo relacionado al tema y organizaciones que brindan ayudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *